«  Volver al blog

Respirar por la boca ¿Un problema?

La respiración por la boca es algo que suele comenzar en edades tempranas del desarrollo. La persona respira por la boca de manera inconsciente, cuando lo correcto es respirar fundamentalmente por la nariz. No tiene por qué ser únicamente diurna, en ocasiones es únicamente nocturna, pudiendo ser también mixta.

¿Qué es la respiración bucal?

Respirar por la boca no se percibe como algo grave, sin embargo no conocemos bien  las consecuencias que esto implica.

La respiración bucal consiste en inhalar el aire respirado, principalmente por la boca sin pasar por la nariz. De esta manera el aire no se filtra y no se limpia correctamente pasando directamente a nuestro organismo.

Causas de la respiración por la boca

Cuando la respiración nasal (la respiración correcta), no es posible. Es posible que algo este dificultando el proceso natural de respirar por la nariz. Unas causas posibles pueden ser:

-Rinitis alérgica.

-Sinusitis.

-Desviación de tabique de la nariz.

-Infección de las vías respiratorias altas o bajas.

-Vegetaciones.

¿Cuáles son las consecuencias de respirar por la boca?

-Puede ocasionar ciertas alergias o infecciones de las vías respiratorias. Esto, es debido a que el aire no pasa por el filtro de la nariz y de esta manera no se purifica.

-El cerebro no tiene suficiente oxígeno lo que puede causar problemas de concentración o falta de atención, así como ciertos dolores musculares.

-Respirar por la boca puede ocasionar apneas de sueño y disminuir la calidad del mismo.

-Respirar por la boca puede causar problemas en la espalda debido a la postura que la persona adopta al tener este tipo de respiración.

Consecuencias de respirar por la boca:

En el desarrollo de las personas, si no existe una respiración nasal no tendremos un estímulo que haga que nuestros huesos puedan crecer correctamente. Suelen verse este tipo de consecuencia en niños con el maxilar superior desarrollado de manera insuficiente. También puede ocasionar problemas de oclusión que dificulten la correcta alimentación.

Las personas que respiran por la boca tienen ciertos problemas en el cierre del labio debido a su posición a la hora de respirar. Esto puede hacer que el labio e arriba no se desarrolle causando hipotonía, boca seca, labios agrietados o mal aliento.

La falta de saliva, al respirar continuamente con la boca abierta, hace que estas personas sean más propicias a presentar caries en sus piezas dentales. Esto se debe a que la saliva ayuda a mantener en equilibro las bacterias de la boca.

Respirar por la boca puede ocasionar problemas en la deglución ya que este tipo de respiración obliga a mantener la lengua en una posición incorrecta.

Como habéis podido comprobar, respirar por la boca de manera frecuente puede ocasionar numerosos problemas de difícil solución.

En este caso: Mejor prevenir que curar.

Si tienes este hábito o conoces a alguien que lo tenga, realiza de forma asidua ejercicios de respiración que te ayude a reeducarte a la hora de respirar y acabes incorporando esta nueva rutina a tu vida diaria.