fbpx
Salud y calidad de vida excepcionales

Estado anímico y respiración

Ya no hay duda alguna. Los estudios realizados hasta la fecha muestran una relación directa entre nuestro estado anímico y nuestra forma de respirar.

Existe una relación cuerpo y mente tan estrecha, que la misma mente puede proporcionarte salud física tan solo con unos hábitos mentales saludables.

La respiración nos informa sobre nuestro estado de ánimo y nuestras emociones, por ello es importante aprender a respirar de manera correcta.

Respirar supone algo automático. Nadie puede vivir sin respirar.

Nuestra respiración cambia constantemente según nuestra actividad o nuestras emociones. 

No respiramos igual cuando nos sorprenden que cuando nos dan una noticia que  nos aporta sentimientos de felicidad.

Por ello, la respiración es una herramienta útil que nos enseña cómo se encuentra nuestro estado anímico.

Momentos de estrés o ansiedad

Actualmente existen ciertas técnicas milenarias como el Yoga, que han puesto a nuestro mundo occidental al corriente de la importancia de la respiración.

Si somos capaces de controlar la respiración podremos controlar nuestras emociones y por tanto, nuestro estado anímico.

Existen muchos ejercicios dentro del Yoga y la meditación destinados a hacernos partícipes de nuestra respiración y enfocarla de manera consciente.

Cuando estamos estresados o ansiosos, respiramos dando pequeñas bocanadas y no expulsamos el aire correctamente. Esto, hace que nuestro cuerpo no se nutra correctamente de oxígeno y entramos en un círculo vicioso de ansiedad y nerviosismo. 

Tener un control sobre nuestra respiración nos ayuda a calmar estados de estrés y relaja nuestro sistema nervioso. Todo ello nos aporta grandes beneficios, como son: 

-Un incremento de nuestras defensas contra estímulos externos

– Una elevación de los niveles de oxitocina

– Una disminución de nuestros niveles de cortisol, responsables de estados ansiosos.

Respira, es gratis.

Todos alguna vez, hemos pasado por momentos difíciles. Situaciones angustiosas que nos paralizan y no nos permiten actuar de manera adecuada.

La importancia de la respiración profunda es tal, que si aprendemos a realizarla correctamente, nos permitirá afrontar estas situaciones con serenidad y sin estrés.

Esto, es sumamente importante ya que una correcta respiración nos permitirá tomar las decisiones más acertadas en situaciones de estrés.

Técnicas para respirar correctamente

Para aprender a respirar profundamente debemos empezar por establecer un contacto personal y un vínculo con nuestro propio ser.

Debes centrarte en tu respiración e intentar ignorar todos los ruidos y distracciones. Es TU MOMENTO.

Para ello busca un lugar tranquilo, acomódate en una postura que te resulte agradable y empieza a respirar profundamente.

Siente el aire entrando y saliendo de tus pulmones de manera suave, sin prisas.

Siente como todo tu cuerpo se va liberando de esa tensión acumulada del día a día.

Solo existe este momento. Intenta vaciar por completo todo el aire de tus pulmones.

Puedes hacer este ejercicio todos los días al despertar o al dormir al menos cinco minutos.

De esta forma tu cuerpo se ira acostumbrando poco a poco a aprender a respirar de manera pausada y podrás usar esta respiración en ciertos momentos de estrés o cuando surja alguna situación que sea angustiosa o complicada.