No se atreven a decirlo, porque demostraría su gran fracaso en la gestión a medio plazo, pero las medidas que se toman, hablan por sí mismas.

El paron generalizado en nuestro estilo de vida, demuestra que era cierto lo que decían nuestros científicos. Nos estamos envenenando por la terrible contaminación que sufrimos y eso lo aprovechan virus y bacterias, para colonizar a los más débiles. El problema, es que los más débiles, somos el 90 % de la población.

Nos han educado en la opulencia, el derroche, en consumir compulsivamente, sin pensar en lo que hacemos, poniéndonos como zanahoria un futuro mejor.

Pues hemos llegado a ese futuro y esto es lo que nos esperaba, al no haber actuado con madurez.

Miles de aviones, contaminando el aire diariamente a 9000 metros de altura.

Millones de vehículos y calefacciones contaminando nuestras ciudades.

Millones de embarcaciones contaminando nuestros mares y como director de orquesta, una potentisima industria súper contaminante, suyo único credo son los beneficios, a costa de lo que sea.

Pero si envenenamos a nuestros clientes ¿ a quien vamos a vender?

De momento, seguimos exprimiendo a la gallina. La pandemia abrió un nicho de mercado interesantísimo y hemos rellenado el mundo, de plásticos (mascarillas, trajes de protección, gafas, guantes…..etc.)y vacunas, millones de vacunas en su correspondiente envase de plástico, con sus cajitas de cartón que se inyectarán con jeringuillas de plástico de un solo uso, que vienen envueltas en su correspondiente bolsita, que tiraremos a la basura, nada más estraerla . 

¡Anda!, ahora que me acuerdo, ¿no era nuestra prioridad antes de la pandemia? la lucha contra los plásticos? 

Recicla, otra forma de vivir, ¿ en que ha quedado ?. Nos sigue interesando más lo urgente, que lo realmente importante, la apariencia que la esencia.

De nuevo el árbol no nos deja ver el bosque, nuestra educación y nuestra rutina nos hacen incapaces de contemplar el destrozo que estamos haciendo.

Es como la propia contaminación, de lejos la ves y te aterra su imagen. De cerca es tu día a día y te acostumbras a envenenarte.

Pero volvamos al tema que nos ocupa, La Pandemia, que se ha cobrado ya medio millón de muertos en todo el mundo. Aunque esta cifra palidece ante los más de 100.000.000, si, cien millones de personas, de hermanos nuestros, que murieron de hambre e 2019 o más de un millón de persona que mueren todos los años por guerras, de los cuales más de cien mil son niños menores de 5 años. A esto como le llamamos, salvajismo?, hipocresía? Falta de empatía?.

Es curioso que para ser “animales sociales ” nuestros hermanos nos importan una mierda.

Vivimos en un mundo globalizado y si no resolvemos los problemas de base, el reparto de la riqueza, la igualdad entre personas, el tratar al otro como nos gustaría que nos tratasen a nosotros, seguiremos sufriendo todo tipo de pandemias y catástrofes, hasta que consigamos desaparecer.

Epitafio, “Aquí desapareció la humanidad, pufff…, menos mal”

www.resetlifeapp.com

Leave a reply